OSVALDO MONZO
   
  LUZ, COLOR Y TEXTURAS EN LA NUEVA IMAGEN
   
  Ver video del artista en el Museo Caraffa por su director Jorge Torres (Subtitulado)
 
 
RESONANCIAS DE UNA VARIACION
Nacido en Argentina en 1950, Osvaldo Monzo, es figura paradigmática de la generación de artistas de los años 80. Formó parte del movimiento de la Nueva Imagen y de la Transvanguardia, caracterizado por la reivindicación de los géneros pictóricos tradicionales frente al conceptualismo dominante en la época. Era lo que se llamó “pintura-pintura”. Una de las primeras manifestaciones de esa nueva generación artística, cuyo contexto histórico coincidía con la vuelta de la democracia al país (1983). Su vuelco hacia la abstracción en los ´90 le ha permitido alcanzar una síntesis donde la figuración onírica de su obra previa se funde gradualmente en una abstracción evocadora de sugestivas presencias.

Marta Rivero
Enero 2020


     
       
 

Firmamento
Técnica mixta sobre tela
180 x 130 cm.
2012

Noches Blancas
Técnica mixta sobre tela
185 x 90 cm.
2004

Negro sobre Negro
Técnica mixta sobre tela
180 x 130 cm.
2012
     
       
 

Soles I
Temple y técnica mixta sobre papel
118 x 82 cm.
2012

Siluetas
Temple y técnica mixta sobre papel
67,5 x 47,5 cm.

2009
Serie Nocturnos (Estrellas fugaces)
Temple y técnica mixta sobre papel
70 x 50 cm.
2013
     
       
 

Serie Nocturnos (Noche azul)
Temple y técnica mixta sobre papel
100 x 70 cm.
2016

Serie de los Fuegos - (Fuego)
Temple y técnica mixta sobre papel
115 x 79 cm.
2012


Serie de los Fuegos (Brasas)
Temple y técnica mixta sobre papel
70 x 50 cm.

2018
     
       
 
Serie Cabezas
Temple y técnica mixta sobre papel
80 x 60 cm.
2019

Serie Cabezas
Temple y técnica mixta sobre papel
70 x 60 cm.
2019
Serie Cabezas
Temple y técnica mixta sobre papel
140 x 96 cm.
2020
     
       
 
Serie Cabezas
Temple y técnica mixta sobre papel
48 x 36 cm.
2020
Serie Cabezas
Temple y técnica mixta sobre papel
140 x 96 cm.
2020
Serie Cabezas
Temple y técnica mixta sobre papel
39 x 35 cm.
2018
     

   
 

Continuación de texto curatorial:

En esta muestra podemos recorrer parte de su producción desde finales de los 90 hasta la actualidad. En su obra podemos hacer sin cortes un recorrido paulatino con las bondades de poder detenernos por periodos sin saltos bruscos. La obra de Monzo se centra en el manejo de tres elementos propiamente pictóricos: la luz, el color y la textura. Estos tres elementos se conjugan en grandes planos y generan relaciones y tensiones que quedan establecidas entre el uso matérico de sus fondos texturados y sus figuras, círculos, óvalos, líneas, o esbozos de plantillas, de máscaras cabezas casi informes. Entonces, es la variación poética, y agrego: musical; es acertado decir que al modo de un compositor en su partitura Monzo va dejando los datos para ser interpretados por algún instrumento, y así nos encontramos como objetos instrumentos de su obra, tocando su poética a través de esas texturas, óvalos, cabezas, círculos, fondos y figuras para interpretar su universo. En estas variaciones Monzo se corre de lo estrictamente pictórico, ingresa en el mundo de la escena, en el espacio ahora, ¿musical? ¿poético? Desde la pintura recorre por fuera de sus bordes todas las disciplinas. Su espacio, sin dudas. Sus obras son muebles, lámparas, máscaras personajes que nos observan, nos atraen, pinturas, objetos y todo lo que de ellos además se desprende en nuestra imaginación. Monzo sutil y en el borde del vacío nos abre un vasto mundo de imágenes, y aquí la abstracción alcanzada desde esa poética se nos vuelve figuración en ese sofismo que la psiquis poética puede armar. La nueva imagen se integra en nuestro universo donde están los resquicios de imágenes ya vistas, para recibir este presente de la imagen, en el minuto de la imagen. Bachelard dice que la imagen poética es un resaltar súbito de la psiquis, donde la nueva idea necesita integrarse en un cuerpo de ideas experimentadas, aunque ese cuerpo se someta, a causa de la nueva idea, a una elaboración profunda, como sucede en el caso de todas las revoluciones de la ciencia contemporánea, la filosofía de la poesía debe reconocer que al acto poético no tiene pasado, que no tiene al menos un pasado próximo, remontándose al cual se podría seguir su preparación y su advenimiento. En este camino de las tonalidades musicales, Monzo menciona al pasar que parte de esta obra la hizo escuchando a Satie, precursor del minimalismo, el impresionismo, el teatro del absurdo y la música repetitiva, filiaciones que la obra de Monzo evocan. El movimiento en sus texturas como reminiscencia de los cielos de Van Gogh donde la luz y el color son arrastrados hasta estos tiempos en los que comienza a plasmar sus ideas dentro de la abstracción. Por momentos encontramos cierta disonancia cromática, la forma despeja el color para entrar en ese orden/desorden imperceptible de los cambios de quien pinta desde un pensamiento más que desde una paleta, pensamiento edificatorio e introspectivo personal imbuido del contexto de su época y los movimientos que lo atraviesan. Las cabezas de Monzo podrían ser objetos colgados pero son pinturas, el soporte es el papel, si nos acercamos y suprimimos el soporte blanco que las contiene, entonces percibimossus cielos, sus fondos, sus texturas sin rugosidad pero con la variación de la pincelada, la mancha para ser y no ser figura, nosotros decidimos, ésa es la puerta que Monzo deja abierta en su obra, la de decidir qué ver, cómo ver, cuánto tiempo contemplarla, aunque ya nos hayamos retirado del museo. Es posible ver en el recorrido de su pintura una sutileza muda en el decir de lo contundente y azaroso que evoca lo que se obtiene desde no se sabe dónde, en primera instancia. Frente a algunas de sus obras permanecemos en estado contemplativo en la supuesta presencia de un abstracción categórica y nos dejamos estar hasta que de a poco nuestra observación en una suerte de ensoñación ymuy lentamente,subyace a través del tiempo mínimo, la Variación. La obra comienza a dar señales que nos introducen con amabilidad a otra mirada, ingresamos en el llano de su universo, el nuestro ahora. Es éso lo que la obra de Monzo ofrece en esta contemplación, la segunda mirada, ¿la obra nos ingresa, ingresamos a la obra? y las formas se hacen parte de nuestro imaginario organizando nuevas escenas. Lo que a primera vista es plano, cobra en la contemplación pasiva, volumen. En esta muestra, RESONANCIAS DE UNA VARIACION, se exhiben trabajos de diferentes periodos articulados en secuencia para ser observados en el propio viaje del artista hacia esos universos que evoca como resplandor de una imagen, pues sea la que fuese, la sensación de entrar en las variaciones de la psiquis como se ingresa al mundo de la composición musical son infinitas y una imagen, son todas. Entonces Bachelard a tono, continua diciendo: resuenan los ecos del pasado lejano, sin que se vea hasta qué profundidad van a repercutir y extinguirse. En su novedad, en su actividad, la imagen poética (pictórica en este caso) tiene un ser propio, un dinamismo propio. Procede de una ontología directa.

La pintura de Monzo nos abandona en un nuevo espacio en el que la mente puede deambular, impregnarse sin retorno ni registro, rearmar coordenadas propias; ésa es la posibilidad y la virtud, por un lado no da nada servido, y por otro está todo ahí para servirnos, pone a disposición lo sencillo perdurable de las formas para ingresar cómodos e incómodos, acertados de incerteza de ya no poder regresar de esas imágenes una vez contempladas.

Currículum

Nace en Buenos Aires en 1950. Representante de la generación de los ´80 en Argentina, formó parte del movimiento de la Transvanguardia Internacional –Nueva Imagen en Argentina.-, que reinvindicaba los géneros pictóricos tradicionales frente al conceptualismo dominante en la época. Se trató de una de las primeras manifestaciones de esa nueva generación artística, que coincidía con el regreso de la democracia al país (1983). Fué cofundador del Grupo Periferia, que integró junto con Pablo Suárez y Alfredo Prior. En los 90s su trabajo transita hacia la abstracción, centrándose en tres elementos propiamente pictóricos: la luz, el color y la textura. Entre los años 2004 al 2007, reside en la ciudad de La Paz, Bolivia, donde instala su estudio. Allí investiga sobre simbología andina y la antigua técnica del temple, que pasa a utilizar en su obra reciente.

Obtiene diversas distinciones: Segundo Premio Pintura Salón Nacional Artes Visuales (2015); Mención Honorífica Monocopia Salón Manuel Belgrano (2015); Mención Pintura Salón Manuel Belgrano (2014);  Mención Especial Pintura, Premio Trabucco, (2012); Primer Premio Certamen Iberoamericano de Pintura, Fundación Aerolíneas Argentinas (2003); Premio Accesit Aerolíneas Argentinas (2002); Tercer Premio, Sección Pintura, Salón Nacional de Artes Visuales (2001); Mención Premio Constantini (2000); Primer Premio Universidad de Palermo (1998); Mención Premio Jóvenes Pintores y Escultores Fundación Fortabat (1993 y 1986); Premio Universidad de Morón (1986);

Desde 1975 realiza muestras individuales y participa en colectivas realizadas en Argentina en el Museo Nacional de Bellas Artes, Museo de Arte Moderno, Museo de Arte Contemporáneo, Centro Cultural Recoleta, Salas Nacionales de Exposiciones (Palais de Glace), ArteBA, Fundación PROA, Centro Cultural Borges, CAYC (Centro de Arte y Comunicación), ICI (Instituto de Cooperación Iberoamericano), Honorable Consejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires, Centro Cultural Ricardo Rojas (UBA), Sociedad Hebraica Argentina, Fundación Fortabat, Museo Juan Carlos Castagnino de Rosario, Santa Fé y en el Museo Emilio Caraffa, Córdoba. En 2017 y 2018 participa de “Encuentro Contemporáneo”, muestra itinerante por museos de provincias argentinas.

En el exterior, ha presentado su obra en los Museos de Arte Moderno de México, San Pablo y Río de Janeiro en Brasil, Cuenca en Ecuador, Museo del Bronx en Nueva York, Museo Alvar Aalto en Finlandia; CCultura de Venezie, Treviso, Italia, CCultural de Urbino, Italia, Art Miami, Museo de Arte Moderno en República Dominicana; Youth Artists Assotiation, Corea del Sur, Bienal de Costa Rica, Museo Nacional de Artes Plásticas de Montevideo, Bienal SIART, La Paz, Bolivia; Inter-Graphik ' 84. Berlín y en las Galerías Forum Perú, Lima, Mario Flecha Gallery, Londres, Galería Beau Lézard, París.

Poseen obra de su autoría: Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Museo de Arte de San Pablo, Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, Museo del Bronx, Nueva York, Centro Cultural de Urbino, Italia; Aerolíneas Argentinas y coleccionistas privados en el país y en el exterior.

 


   
artnet on
   
   
Todos los derechos de este sitio están reservados y su copia sin previa autorización es ilegal.